Comunidad Astalaweb

Menú Astalaweb | Portada | Favoritos | Pág. Inicio | Recomendar | Contactar | Superación Personal
Enviar chistes | Buscar chiste | Webs de autor
57 usuarios conectados   1931 chistes + 900 fotos + 2816 Especiales + 271 vídeo-diapositivas + 283 vídeos de humoristas

Menú

Página principal
Menú Astalaweb
Buscar chistes
Enviar chistes


 

Categorías

Amigos
Ancianos
Animales
Aviones
Borrachos
Campesinos
Caníbales
Caperucita Roja
Circos
Colmos
Cómo se dice
Deportes
Estadisticos
Homosexuales
Informática
Jaimito
Ladrones
Leperos
Locos
Mamá, mamá
Militares
Parejas
Política
Religiosos
Profesiones
Abogados
Camareros
Dentistas
Médicos
Internacionales
Argentinos
Regionales
Bilbaínos
Catalanes
Gallegos
Otros
Adivinanzas
Colmos
Cómo se dice...
Mamá, mamá...
Números locos.
Especiales
Leyes de Murphy
Frases del Dr. House
Frases Chuck Norris
Respuestas examen
Diccionario de burradas
Fábulas Esopo
Piropos no románticos
Piropos románticos
Vídeos
Vídeos de humor / 2 / 3
Vídeos de humor 4 / 5
Gomaespuma / Cruz y Raya
Vídeos de Martes y 13
Vídeos de Little Britain

Fábulas de Esopo 7-9





07 - Las zorras a orillas del río Meandro.


Se reunieron un día las zorras a orillas del río Meandro con el fin de calmar su sed; pero el río estaba muy turbulento, y aunque se estimulaban unas a otras, ninguna se atrevía a ingresar al río de primera.

Al fin una de ellas habló, y queriendo humillar a las demás, se burlaba de su cobardía presumiendo ser ella la más valiente. Así que saltó al agua atrevida e imprudentemente. Pero la fuerte corriente la arrastró al centro del río, y las compañeras, siguiéndola desde la orilla le gritaban:

- ¡ No nos dejes compañera, vuelve y dinos cómo
podremos beber agua sin peligro!

Pero la imprudente, arrastrada sin remedio alguno,
y tratando de ocultar su cercana muerte, contestó:

- Ahora llevo un mensaje para Mileto; cuando vuelva les enseñaré cómo pueden hacerlo.


Por lo general, los fanfarrones siempre están al alcance del peligro.
 

08 - La zorra a la que se le llenó su vientre.

Una zorra hambrienta encontró en el tronco de una encina unos pedazos de carne y de pan que unos pastores habían dejado escondidos en una cavidad. Y entrando en dicha cavidad, se los comió todos.

Pero tanto comió y se le agrandó tanto el vientre que no pudo salir. Empezó a gemir y a lamentarse del problema en que había caído.

Por casualidad pasó por allí otra zorra, y oyendo sus quejidos se le acercó y le preguntó que le ocurría. Cuando se enteró de lo acaecido, le dijo:

-¡ Pues quédate tranquila hermana hasta que vuelvas a tener la forma en que estabas, entonces de seguro
podrás salir fácilmente sin problema!



Con paciencia se resuelven muchas dificultades.
 


09 - La zorra y el espino


Una zorra saltaba sobre unos montículos, y estuvo de pronto a punto de caerse. Y para evitar la caída,
se agarró a un espino, pero sus púas le hirieron las patas, y sintiendo el dolor que ellas le producían,
le dijo al espino

-- ¡ Acudí a ti por tu ayuda, y más bien me has herido. !

A lo que respondió el espino:

-- ¡Tú tienes la culpa, amiga, por agarrarte a mí, bien sabes lo bueno que soy para enganchar y herir a todo el mundo, y tú no eres la excepción!



Nunca pidas ayuda a quien acostumbra a hacer el daño.

Menú   Páginas: 1 - 2 - 3